Categoría: Noticias

NOTICIAS RECIENTES

«Si no hubiera sido la política española hoy no conoceríamos las lenguas amerindias»

En el siglo XVIII en Latinoamérica había 21 millones de indígenas, de los cuales, 18 millones hablaban su lengua frente a 3 que se comunicaban en castellano. “Esto fue gracias a que la política española era preservadora, no arrasadora como lo fueron en otros territorios. Las leyendas tienen que caer. Si no hubiera sido por esta política española hoy no conoceríamos nada de las lenguas amerindias”. Francisco Javier Pérez (Caracas, 1959), secretario general de ASALE, lo dejó bien claro en la charla que ofreció en la Biblioteca Nacional de España (BNE) junto a Esther Hernández, investigadora Científica del CSIC. Un baile a dos pasos que versó sobre Antonio de Nebrija y la preservación de las lenguas amerindias.

La conferencia de estos dos eruditos lexicógrafos aterriza en la BNE encuadrada en los actos paralelos a la exposición Nebrija (c.1444-1522). El orgullo de ser gramático, Grammaticus nomen est profesionis, organizada por la BNE, la Fundación Antonio de Nebrija con el patrocinio de la Universidad Nebrija y Acción Cultural Española. La última parte de esta muestra, comisariada por Teresa Jiménez Calvente, se centra en el legado del primer humanista español.

Javier Fernández Ortega, director cultural de la BNE, fue el encargado de presentar el acto. Tras repasar el amplio currículo de los dos protagonistas, dio paso a sus disertaciones. “Estamos aquí para repensar a Nebrija desde la situación americana. Nebrija ha sido estudiado siempre desde el punto de vista español. Se ha resaltado su gramática, pero Nebrija fue mucho más. El aporte de su gramática latina es clave para entender el impacto en la comunidad latinoamericana”, señaló el académico venezolano.

En 1492, Nebrija publicó su Gramática sobre la lengua castellana, la primera de todas las que se elaborarían para las llamadas lenguas vulgares, ya que el idioma del saber y de la Universidad seguía siendo el latín.

En el primer párrafo de su prólogo, dirigido a la ‘princesa doña Isabel, reina i señora natural de España’ figura una frase que, durante años, ha sido malentendida y que ha alcanzado cierta popularidad de manera errónea. “Que siempre la lengua fue compañera del imperio”.

El imperio al que se refería Nebrija no era otro que el romano. Aunque el óxido del tiempo lo haya tergiversado dirigiéndolo hacia el imperio español. Más que nada, porque en el momento en el que escribe esas letras, agosto de 1492, Cristóbal Colón todavía no se había topado con el Nuevo Mundo. De manera que, indudablemente, la lengua a la que se refiere es el latín. “El impacto de Nebrija en las lenguas latinoamericanas viene de la gramática latina, no de la española”, apuntó Fernández Ortega.

Los religiosos españoles, en su mayoría misioneros cultos, formados con la gramática latina, entraron en contacto con las lenguas amerindias. “Se interesaron por esas lenguas y lograron describirlas según las teorías de la gramática latina”.

Sostiene el académico venezolano que Nebrija fue la clave para recuperar esas lenguas, pero no fue el único. “También lo serán otros autores jesuitas importantes. No olvidemos que allí se cruzaron intereses políticos y sociales de las órdenes religiosas y de los diferentes misioneros. Por una parte, está la base científica, la aportada por Nebrija, y, por otra, la manera de abordar estas lenguas por parte de los misioneros”, matizó.

La importancia de los diccionarios

Esther Hernández, por su parte, quiso hacer hincapié en los diccionarios de Nebrija, algunos de los cuales se pueden ver en la exposición de la BNE que permanecerá abierta hasta el próximo 9 de abril. “El primer diccionario de Nebrija se publicó en Salamanca entre 1494-95, tuvo 34 reimpresiones en nueve ciudades diferentes hasta principios del siglo XVII. Más allá de este éxito editorial, su repercusión fue enorme porque se vio como un ejemplo para hacerlo en muchas otras lenguas”, explica la autora de Lexicografía Hispano-Amerindia 1550-1800.

Sin duda, Nebrija tuvo un impacto internacional muy importante, su visión permitió dar valor a las lenguas vulgares y su repercusión en Latinoamérica fue inmediata. “El diccionario español-latino fue la herramienta fundamental para la recogida del léxico de las lenguas amerindias y para su preservación. Como decía el maestro Gómez Asencio, las huellas de su ADN, jugando con las siglas del Nebrija, son perceptibles como muestra de arqueología en todas las gramáticas a través de los siglos”.

Recalcó Hernández que aquellos que continuaron la obra de Nebrija respecto a los diccionarios copiaron su trabajo. Puso un ejemplo. “La palabra Bullón en su tercera acepción es una especie de cuchillo usado antiguamente. Es un vocablo que incluyó Nebrija, que no ha tenido difusión, pero como estaba en Nebrija, se acabó. Ahí sigue”.

Hernández divide la influencia de Nebrija sobre los diccionarios en tres fases. Una primera en la que los misioneros «se dedicaron simplemente a copiar el Nebrija y añadir el idioma”; una segunda en la que “al diccionario castellano-latín le añadieron un tercer idioma, en la exposición de la BNE tenemos un volumen copiado del castellano-latín al que han añadido la glosa de la lengua Nahual en tinta roja” y una tercera en la que los misioneros “ya no copian literalmente, sino que hacen adaptaciones, puesto que ya ha pasado un siglo, hay una nueva sociedad y los autores amplían las entradas. Eso sí, siempre siguiendo el método como modelo”, subraya la lexicógrafa recalcando la huella del gramático.

“No olvidemos que la intención original de estos gramáticos era poderse entender con los nativos y que ellos aprendieran el idioma. Los primeros serán siempre en latín y más tarde entraría el español”, añadió el venezolano.

Aprovechó el académico la puntualización para destacar que además del ADN nebrijano resulta capital estudiar a los Nebrijas encriptados. “Figuras como Juan Miguel de la Serna que reeditó el Nebrija (refiriéndose al diccionario), un volumen que los jesuitas tuvieron como libro de texto para enseñar latín. A esa reedición se le llamó también El Nebrija de manera que la labor del padre se ocultó, hasta el punto de que en las siguientes incluso desapareció”.

Si algo quedó claro tras esta conferencia es la gran influencia de las gramáticas latinas y de los diccionarios español-latino y latino-español de Nebrija, que aquellos religiosos llevaron al Nuevo Mundo. “Sirvieron para el conocimiento y la preservación de las lenguas amerindias, muchas de las cuales, no todas, eran ágrafas. Nebrija tiene muchas vidas, es el autor permanente”, concluyó Hernández.




 

The post «Si no hubiera sido la política española hoy no conoceríamos las lenguas amerindias» appeared first on Actualidad Nebrija.

 

Leer más

`Salve, grammaticus, salve´ o cómo José Valencia entona un homenaje flamenco a Antonio de Nebrija

“Salve, pequeña casa”, “Salve parva domus”. La envolvente voz del cantaor José Valencia domina la atmósfera de la Sala de Lectura María Moliner de la Biblioteca Nacional de España. El latín y el castellano, en clave flamenca, rinden homenaje al humanista Antonio de Nebrija en el quinto centenario de su fallecimiento. El concierto de Navidad de la celebración de su vida y obra recuerda su poema Salutatio ad patriam, incluido en las páginas iniciales de las impresiones del libro de texto de latín que escribió Nebrija, las Introductiones latinae. En Lebrija “respiré por primera vez las auras vitales, y abrí los ojos a la hermosa luz. Aquí me dio el pecho la nodriza la primera vez. Aquí recibí, al nacer, las primeras caricias de mis padres […] Aquí estaba la cuna donde me acostaban; aquí me cantaba mi madre para que me durmiera […]. Aquí dormiré yo el último sueño, para que, ya que no pude estar con vosotros en vida, pueda disfrutar de vuestra compañía después de la muerte”.

Las evocaciones de la infancia de Nebrija en la voz de José Valencia retrotraen a la infancia a las 300 personas que escuchan atentas el embrujo de un programa que también cuenta con licencias propias sin dejar de lado la admiración al polímata. Clamaba el poeta Rilke que la verdadera patria del hombre era la infancia. En el concierto de Navidad, promovido por la Fundación Nebrija, la Biblioteca Nacional de España (BNE) y la Fundación Amigos de la BNE, todos nos sentimos niños y por lo tanto patriotas.

Talento y libertad de expresión

El espectáculo Nebrissensis conforma un plantel de talento y riesgo: el de José Valencia, el primer cantaor en interpretar flamenco en latín; el del percusionista José Ruiz “Bandolero”, el de los guitarristas Pedro María Peña y Juan Requena, el del catedrático José María Maestre, del que partió la idea original, y el del letrista Casto Márquez. Peteneras, bulerías y otros palos al servicio del padre de la gramática castellana. No faltan tampoco alusiones a la Apología (1507), el primer gran alegato contra la censura y a favor de la libertad de expresión. El texto que contiene el célebre ¿Qué diablos de servidumbre es esta, o qué dominación tan injusta y tiránica, que no se permita, respetando la piedad, decir libremente lo que pienses? late en la versión que entona Valencia: “Tengo el derecho de meditar lo que se me antoja y si no me dejan decirlo, cavaré un hoyo y si hace falta susurraré dentro de él mis ideas. Dame la libertad para pensar sin cadenas. ¡Qué servidumbre me ata, qué dominación es esta!”.

Esta reivindicación al genio, aderezada con gestos, movimientos y alejamientos del micrófono, proyecta ecos en otros temas como Visionario donde el cantaor transmuta en el propio Nebrija: “Esta pasión por las letras me está matando por dentro, me está arañando el alma”. Alguna advertencia también culebrea en las conciencias de los espectadores: “Ay de aquellos que no vuelan, ay de aquellos que se arrastran por el barro y por el fango”.

En los 65 minutos del concierto, tejido en 8 temas, giran términos como geranios, pan y miel al lado de otros como tinta y palabras en un equilibrio entre los recuerdos y las implicaciones.

José Valencia, nacido en Barcelona en el seno de una familia gitana de Lebrija, se siente “muy orgulloso de estar en este templo” de la Biblioteca Nacional de España, e interrumpe sus cantos para dedicar un sentido homenaje a Antonio de Nebrija, “la persona que nos alumbró la vida y el camino”. Recoge la alegría de celebrar al sabio expresada por Ana Santos, directora de la BNE: “¡Qué gusto da ver a tanta gente en este concierto memorable!”. Al final, el público aplaude la osadía por divulgar a Nebrija desde el flamenco y con ribetes en latín. Seguramente el propio profesor Nebrija hubiera llevado a sus alumnos de la Universidad de Salamanca o a los de Alcalá de Henares a esta actividad extraordinaria y a la exposición Nebrija (c. 1444-1522), el orgullo de ser gramático que reposa, ávida de visitantes, al lado de la Sala de Lectura María Moliner.











The post `Salve, grammaticus, salve´ o cómo José Valencia entona un homenaje flamenco a Antonio de Nebrija appeared first on Actualidad Nebrija.

 

Leer más

PRÓXIMOS EVENTOS

Not Found Events

«Si no hubiera sido la política española hoy no conoceríamos las lenguas amerindias»

En el siglo XVIII en Latinoamérica había 21 millones de indígenas, de los cuales, 18 millones hablaban su lengua frente a 3 que se comunicaban en castellano. “Esto fue gracias a que la política española era preservadora, no arrasadora como lo fueron en otros territorios. Las leyendas tienen que caer. Si no hubiera sido por esta política española hoy no conoceríamos nada de las lenguas amerindias”. Francisco Javier Pérez (Caracas, 1959), secretario general de ASALE, lo dejó bien claro en la charla que ofreció en la Biblioteca Nacional de España (BNE) junto a Esther Hernández, investigadora Científica del CSIC. Un baile a dos pasos que versó sobre Antonio de Nebrija y la preservación de las lenguas amerindias.

La conferencia de estos dos eruditos lexicógrafos aterriza en la BNE encuadrada en los actos paralelos a la exposición Nebrija (c.1444-1522). El orgullo de ser gramático, Grammaticus nomen est profesionis, organizada por la BNE, la Fundación Antonio de Nebrija con el patrocinio de la Universidad Nebrija y Acción Cultural Española. La última parte de esta muestra, comisariada por Teresa Jiménez Calvente, se centra en el legado del primer humanista español.

Javier Fernández Ortega, director cultural de la BNE, fue el encargado de presentar el acto. Tras repasar el amplio currículo de los dos protagonistas, dio paso a sus disertaciones. “Estamos aquí para repensar a Nebrija desde la situación americana. Nebrija ha sido estudiado siempre desde el punto de vista español. Se ha resaltado su gramática, pero Nebrija fue mucho más. El aporte de su gramática latina es clave para entender el impacto en la comunidad latinoamericana”, señaló el académico venezolano.

En 1492, Nebrija publicó su Gramática sobre la lengua castellana, la primera de todas las que se elaborarían para las llamadas lenguas vulgares, ya que el idioma del saber y de la Universidad seguía siendo el latín.

En el primer párrafo de su prólogo, dirigido a la ‘princesa doña Isabel, reina i señora natural de España’ figura una frase que, durante años, ha sido malentendida y que ha alcanzado cierta popularidad de manera errónea. “Que siempre la lengua fue compañera del imperio”.

El imperio al que se refería Nebrija no era otro que el romano. Aunque el óxido del tiempo lo haya tergiversado dirigiéndolo hacia el imperio español. Más que nada, porque en el momento en el que escribe esas letras, agosto de 1492, Cristóbal Colón todavía no se había topado con el Nuevo Mundo. De manera que, indudablemente, la lengua a la que se refiere es el latín. “El impacto de Nebrija en las lenguas latinoamericanas viene de la gramática latina, no de la española”, apuntó Fernández Ortega.

Los religiosos españoles, en su mayoría misioneros cultos, formados con la gramática latina, entraron en contacto con las lenguas amerindias. “Se interesaron por esas lenguas y lograron describirlas según las teorías de la gramática latina”.

Sostiene el académico venezolano que Nebrija fue la clave para recuperar esas lenguas, pero no fue el único. “También lo serán otros autores jesuitas importantes. No olvidemos que allí se cruzaron intereses políticos y sociales de las órdenes religiosas y de los diferentes misioneros. Por una parte, está la base científica, la aportada por Nebrija, y, por otra, la manera de abordar estas lenguas por parte de los misioneros”, matizó.

La importancia de los diccionarios

Esther Hernández, por su parte, quiso hacer hincapié en los diccionarios de Nebrija, algunos de los cuales se pueden ver en la exposición de la BNE que permanecerá abierta hasta el próximo 9 de abril. “El primer diccionario de Nebrija se publicó en Salamanca entre 1494-95, tuvo 34 reimpresiones en nueve ciudades diferentes hasta principios del siglo XVII. Más allá de este éxito editorial, su repercusión fue enorme porque se vio como un ejemplo para hacerlo en muchas otras lenguas”, explica la autora de Lexicografía Hispano-Amerindia 1550-1800.

Sin duda, Nebrija tuvo un impacto internacional muy importante, su visión permitió dar valor a las lenguas vulgares y su repercusión en Latinoamérica fue inmediata. “El diccionario español-latino fue la herramienta fundamental para la recogida del léxico de las lenguas amerindias y para su preservación. Como decía el maestro Gómez Asencio, las huellas de su ADN, jugando con las siglas del Nebrija, son perceptibles como muestra de arqueología en todas las gramáticas a través de los siglos”.

Recalcó Hernández que aquellos que continuaron la obra de Nebrija respecto a los diccionarios copiaron su trabajo. Puso un ejemplo. “La palabra Bullón en su tercera acepción es una especie de cuchillo usado antiguamente. Es un vocablo que incluyó Nebrija, que no ha tenido difusión, pero como estaba en Nebrija, se acabó. Ahí sigue”.

Hernández divide la influencia de Nebrija sobre los diccionarios en tres fases. Una primera en la que los misioneros «se dedicaron simplemente a copiar el Nebrija y añadir el idioma”; una segunda en la que “al diccionario castellano-latín le añadieron un tercer idioma, en la exposición de la BNE tenemos un volumen copiado del castellano-latín al que han añadido la glosa de la lengua Nahual en tinta roja” y una tercera en la que los misioneros “ya no copian literalmente, sino que hacen adaptaciones, puesto que ya ha pasado un siglo, hay una nueva sociedad y los autores amplían las entradas. Eso sí, siempre siguiendo el método como modelo”, subraya la lexicógrafa recalcando la huella del gramático.

“No olvidemos que la intención original de estos gramáticos era poderse entender con los nativos y que ellos aprendieran el idioma. Los primeros serán siempre en latín y más tarde entraría el español”, añadió el venezolano.

Aprovechó el académico la puntualización para destacar que además del ADN nebrijano resulta capital estudiar a los Nebrijas encriptados. “Figuras como Juan Miguel de la Serna que reeditó el Nebrija (refiriéndose al diccionario), un volumen que los jesuitas tuvieron como libro de texto para enseñar latín. A esa reedición se le llamó también El Nebrija de manera que la labor del padre se ocultó, hasta el punto de que en las siguientes incluso desapareció”.

Si algo quedó claro tras esta conferencia es la gran influencia de las gramáticas latinas y de los diccionarios español-latino y latino-español de Nebrija, que aquellos religiosos llevaron al Nuevo Mundo. “Sirvieron para el conocimiento y la preservación de las lenguas amerindias, muchas de las cuales, no todas, eran ágrafas. Nebrija tiene muchas vidas, es el autor permanente”, concluyó Hernández.




 

The post «Si no hubiera sido la política española hoy no conoceríamos las lenguas amerindias» appeared first on Actualidad Nebrija.

 

Leer más »

`Salve, grammaticus, salve´ o cómo José Valencia entona un homenaje flamenco a Antonio de Nebrija

“Salve, pequeña casa”, “Salve parva domus”. La envolvente voz del cantaor José Valencia domina la atmósfera de la Sala de Lectura María Moliner de la Biblioteca Nacional de España. El latín y el castellano, en clave flamenca, rinden homenaje al humanista Antonio de Nebrija en el quinto centenario de su fallecimiento. El concierto de Navidad de la celebración de su vida y obra recuerda su poema Salutatio ad patriam, incluido en las páginas iniciales de las impresiones del libro de texto de latín que escribió Nebrija, las Introductiones latinae. En Lebrija “respiré por primera vez las auras vitales, y abrí los ojos a la hermosa luz. Aquí me dio el pecho la nodriza la primera vez. Aquí recibí, al nacer, las primeras caricias de mis padres […] Aquí estaba la cuna donde me acostaban; aquí me cantaba mi madre para que me durmiera […]. Aquí dormiré yo el último sueño, para que, ya que no pude estar con vosotros en vida, pueda disfrutar de vuestra compañía después de la muerte”.

Las evocaciones de la infancia de Nebrija en la voz de José Valencia retrotraen a la infancia a las 300 personas que escuchan atentas el embrujo de un programa que también cuenta con licencias propias sin dejar de lado la admiración al polímata. Clamaba el poeta Rilke que la verdadera patria del hombre era la infancia. En el concierto de Navidad, promovido por la Fundación Nebrija, la Biblioteca Nacional de España (BNE) y la Fundación Amigos de la BNE, todos nos sentimos niños y por lo tanto patriotas.

Talento y libertad de expresión

El espectáculo Nebrissensis conforma un plantel de talento y riesgo: el de José Valencia, el primer cantaor en interpretar flamenco en latín; el del percusionista José Ruiz “Bandolero”, el de los guitarristas Pedro María Peña y Juan Requena, el del catedrático José María Maestre, del que partió la idea original, y el del letrista Casto Márquez. Peteneras, bulerías y otros palos al servicio del padre de la gramática castellana. No faltan tampoco alusiones a la Apología (1507), el primer gran alegato contra la censura y a favor de la libertad de expresión. El texto que contiene el célebre ¿Qué diablos de servidumbre es esta, o qué dominación tan injusta y tiránica, que no se permita, respetando la piedad, decir libremente lo que pienses? late en la versión que entona Valencia: “Tengo el derecho de meditar lo que se me antoja y si no me dejan decirlo, cavaré un hoyo y si hace falta susurraré dentro de él mis ideas. Dame la libertad para pensar sin cadenas. ¡Qué servidumbre me ata, qué dominación es esta!”.

Esta reivindicación al genio, aderezada con gestos, movimientos y alejamientos del micrófono, proyecta ecos en otros temas como Visionario donde el cantaor transmuta en el propio Nebrija: “Esta pasión por las letras me está matando por dentro, me está arañando el alma”. Alguna advertencia también culebrea en las conciencias de los espectadores: “Ay de aquellos que no vuelan, ay de aquellos que se arrastran por el barro y por el fango”.

En los 65 minutos del concierto, tejido en 8 temas, giran términos como geranios, pan y miel al lado de otros como tinta y palabras en un equilibrio entre los recuerdos y las implicaciones.

José Valencia, nacido en Barcelona en el seno de una familia gitana de Lebrija, se siente “muy orgulloso de estar en este templo” de la Biblioteca Nacional de España, e interrumpe sus cantos para dedicar un sentido homenaje a Antonio de Nebrija, “la persona que nos alumbró la vida y el camino”. Recoge la alegría de celebrar al sabio expresada por Ana Santos, directora de la BNE: “¡Qué gusto da ver a tanta gente en este concierto memorable!”. Al final, el público aplaude la osadía por divulgar a Nebrija desde el flamenco y con ribetes en latín. Seguramente el propio profesor Nebrija hubiera llevado a sus alumnos de la Universidad de Salamanca o a los de Alcalá de Henares a esta actividad extraordinaria y a la exposición Nebrija (c. 1444-1522), el orgullo de ser gramático que reposa, ávida de visitantes, al lado de la Sala de Lectura María Moliner.











The post `Salve, grammaticus, salve´ o cómo José Valencia entona un homenaje flamenco a Antonio de Nebrija appeared first on Actualidad Nebrija.

 

Leer más »

Un satélite experimental llevará el nombre de Antonio de Nebrija al espacio

Antonio de Nebrija, célebre por su Gramática castellana, fue un fiel reflejo de sabio humanista y se interesó por disciplinas tan diversas como el derecho, la medicina, la historia, la educación de los niños o la astronomía. Para conmemorar el V Centenario de su fallecimiento también desde el espacio, el satélite experimental URESAT-1 llevará su nombre. El lanzamiento se producirá previsiblemente en junio de 2023 a bordo de una misión de SpaceX, del conocido empresario Elon Musk, pero ya hoy se ha producido el “bautizo” del satélite por parte de la Unión de Radioaficionados Españoles (URE) y la Universidad Nebrija en el Campus de Madrid-Princesa.

El satélite URESAT-1 Antonio de Nebrija, con una vida estimada de dos años, llevará dos postales conmemorativas del V Centenario de Nebrija que podrán descargarse desde la Tierra. La puesta en órbita de la figura del autor de la primera gramática castellana ha sido posible gracias a un acuerdo de colaboración entre la Unión de Radioaficionados Españoles (URE), creadora del satélite junto a un equipo de técnicos e ingenieros, y la Universidad Nebrija.

El satélite estará a una distancia de 500 kilómetros y dará 17 vueltas a la Tierra cada 24 horas. Podrá transmitir comunicaciones de voz y datos, e incluso permitir conversaciones en directo desde dos puntos de planeta, siempre que se encuentren en su ámbito de cobertura. También podrá transmitir imágenes en directo y pregrabadas. Entre ellas, el transmisor de televisión de barrido lento (SSTV) difundirá la imagen conmemorativa del V Centenario del Fallecimiento de Nebrija desde el satélite al mundo entero, anunció Pedro Fernández Rey, presidente de la URE.

La imagen se podrá descomprimir y descargar desde cualquier punto del planeta Tierra al paso del satélite, con un walkie talkie básico o un receptor online y una aplicación en el móvil.

Juan Carlos Arroyo, decano de la Politécnica Nebrija, afirmó en la presentación que el lanzamiento del satélite representa un “momento interesante” para la Universidad Nebrija, así como una “metáfora adonde queremos llegar a través de la investigación y la docencia”.

Partida de ajedrez

El satélite mide 8,5 x 5 centímetros, es obra de AMSAT-EA, organización hermana de la URE, ambas entidades sin ánimo de lucro. Su presidente Félix Páez explica que este tipo de aparatos tiene una vida media de dos o tres años, aunque hay casos en los que han perdurado décadas. Su construcción ha costado 15.000 euros a los que han de sumarse otros 40.000 de su puesta en órbita. Por el momento la financiación ha corrido a cargo de cuotas de los socios de la URE, aunque la organización está buscando posibles patrocinios, explicó Fernández Rey.

Como curiosidad, este satélite está dotado de un juego de ajedrez a bordo, para poder establecer partidas entre la Tierra y el espacio (a través de la web de la URE). Este juego también se utilizará para la captación de patrocinadores con la intención de recuperar parte de la inversión y financiación de futuros proyectos. Además, el satélite facilitará a los alumnos de la Universidad Nebrija un juego interactivo con mensajes encriptados sobre una nave perdida en el espacio, según informó el profesor Roberto Álvarez.

Al bautizo del satélite, que ya ha sido sometido a pruebas de termovacío, acudieron entre otras personalidades, Pedro Fernández Rey, presidente de URE, y Félix Páez, presidente de AMSAT-EA, y por parte de la Universidad Nebrija, José Muñiz, rector; Gregorio Martínez, director de Relaciones Institucionales; Juan Carlos Arroyo, decano de la Politécnica Nebrija; Ana Fernández-Ardavín, decana de la Facultad de Economía y Empresa, y el profesor Andrés J, Arenas.

Asimismo, la Universidad Nebrija tiene entre sus proyectos de investigación el desarrollo de un satélite propio impulsado por la Politécnica Nebrija en los próximos años.












The post Un satélite experimental llevará el nombre de Antonio de Nebrija al espacio appeared first on Actualidad Nebrija.

 

Leer más »

‘Nebrija inmersivo: el poder de la palabra’ revive la esencia quijotesca del padre de la gramática

El alma de Antonio de Nebrija pululó por las ruinas de la Capilla del Oidor de Alcalá de Henares en forma de videomapping. Lo hizo el viernes 2 de diciembre gracias al proyecto Nebrija inmersivo: el poder de la palabra, ideado por alumnos de los grados de Diseño Digital y Multimedia y Bellas Artes de la Universidad Nebrija. La esencia iluminada y quijotesca del padre de la gramática española sobrevoló por los vestigios de la iglesia de Santa María, aquella en la que un 9 de octubre de 1547 fue bautizado Miguel de Cervantes. El estreno de Nebrija inmersivo: el poder de la palabra se convirtió en un sobrecogedor homenaje a las dos figuras más ilustres de Alcalá. Nebrija y Cervantes. Cervantes y Nebrija. Tanto monta, monta tanto.

Un centenar de personas se congregó en aquel rincón alcalaíno donde la plaza de Cervantes pierde su nombre para disfrutar de un espectáculo audiovisual sobre la vida del primer humanista español, aquel que falleció en Alcalá de Henares 25 años antes de que viera la luz el Manco de Lepanto. Ninguno de los dos disfrutó del éxito en vida. A ambos la fama les llegó de manera póstuma. Hoy, los dos son personajes ineludibles en el universo de las humanidades y la cultura españolas. Cazadores de palabras con el propósito de averiguar su esencia para concederles la gloria y la vida eterna.

La velada estuvo encuadrada en los actos que conmemoran el V Centenario del humanista, así como en el programa de festejos con los que Alcalá de Henares celebra el vigesimocuarto aniversario de la declaración de Ciudad Patrimonio de la Humanidad, actos impulsados por la Concejalía de Cultura, Turismo, Universidad, Casco Histórico, Festejos y Comunicación Institucional de Alcalá.

La teniente de alcalde y concejala de Patrimonio Histórico, Diana Díaz del Pozo, se encargó de dar la bienvenida a los asistentes. Por su parte, José Muñiz, rector de la Universidad Nebrija, explicó a la concurrencia en qué ha consistido el año del V Centenario de Nebrija. Resumió los actos más significativos, como la gala del Teatro Real, «que se convirtió en el pistoletazo de salida del V Centenario» o la recién inaugurada exposición en la Biblioteca Nacional, convertida en el colofón y a la que apremió a visitar. «La exposición tiene un toque académico y un toque de modernidad, porque Nebrija era un moderno. Allí podréis disfrutar de una experiencia inmersiva que os llevará a presenciar la conversación que tuvo Nebrija con la reina Isabel o a Colón desvelando su teoría sobre el mundo a los Reyes Católicos».

Muñiz confesó ante el público que, de todos los actos, si tuviera que elegir uno sería la proyección de Nebrija inmersivo: el poder de la palabra. «Porque fueron vuestros antepasados los que acogieron a Nebrija; porque él era un educador, y estamos ante un trabajo de los alumnos de la Universidad, y por la innovación de este acto. Hoy, Nebrija trabajaría con los estudiantes elaborando y digitalizando imágenes. Seguro que estaría inmerso en la edición de una gramática para los algoritmos», añadió.

Qué puedes hacer en esta república donde se ofrecen premios a los que corrompen las sagradas escrituras y, por el contrario, a quiénes restituyen lo alterado, a quiénes recomponen lo dañado, a quiénes depuran lo que está lleno de errores se les impone tasa de infamia, soportan la censura de excomunión o dónde, si te empeñas en defender tu postura, te puedes ver obligado a afrontar una muerte indigna.

Yo no imagino desvaríos, no hago suposiciones, no interpreto por conjeturas, sino que deduzco con razones muy firmes, con argumentos irrefutables, con demostraciones apodícticas. ¿Qué diablo de servidumbre es ésta? ¿Con qué dominación injusta y tiránica que no te permite, respetando la piedad, decir libremente lo que pienses?

Bajo la dirección creativa de la profesora Saudade Artiaga, la exhibición arrancó con la lectura de un fragmento de Apología, el libro que escribió Nebrija cuando, por fin, se libró de la Inquisición. «Un libro de una actualidad rabiosa», como lo definió Félix Bolaños en la presentación del proyecto Nebrija. El padre del español. «El primer alegato en favor de la libertad de expresión y en contra de la censura», añadió.

Sin palabras, tan sólo con imágenes, bajo los acordes de la banda sonora original compuesta por Mark Janipka y apoyados por el enigmático sonido en directo del chelo y el violín de Gemma Dalmau y Zabdiel Hernández, los alumnos transitaron durante unos minutos por la vida de Nebrija.






The post ‘Nebrija inmersivo: el poder de la palabra’ revive la esencia quijotesca del padre de la gramática appeared first on Actualidad Nebrija.

 

Leer más »

‘Nebrija. El padre del español’, una ambiciosa apuesta digital

Con motivo de la conmemoración del V Centenario de Antonio de Nebrija, la Fundación Antonio de Nebrija y Google Arts & Culture presentaron en la Biblioteca Nacional de España el proyecto cultural Nebrija. El padre del español. Se trata de una iniciativa divulgativa que comprende más de 40 exposiciones digitales y varios experimentos gratuitos que profundizan sobre la apasionante figura del primer humanista español y sobre la evolución y alcance actual de nuestra lengua.

El acto de presentación de Nebrija. El padre del español consistió en una experiencia inmersiva que invitaba a los presentes a sumergirse en los ricos y variados contenidos del proyecto. Los encargados de dar la bienvenida a esta iniciativa fueron Félix Bolaños, ministro de la Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática; Miguel Escassi, director de Relaciones Institucionales de Google España y Portugal y José Muñiz, rector de la Universidad Nebrija y presidente de la Comisión del V Centenario de Nebrija. Presentados por la directora de Comunicación de la Universidad Nebrija, María Gil, la directora del programa Google Arts & Culture, Elisabeth Callot, y Rodrigo Díaz, creativo de la Universidad Nebrija responsable del proyecto, realizaron una demostración en vivo de lo que la iniciativa puede ofrecer al público.

Buceando entre las exposiciones digitales, los visitantes podrán conocer en profundidad las facetas profesional y personal de Antonio de Nebrija, descubrir sus obras más valiosas, recorrer de manera interactiva las ciudades en las que vivió y trabajó el humanista, y además entender mejor su legado con la ayuda de vídeos protagonizados por expertos investigadores y lingüistas. Para que Nebrija. El padre del español sea una realidad y para alcanzar la dimensión obtenida, ha sido necesario que numerosas instituciones, públicas y privadas, hayan colaborado digitalizando sus fondos en alta resolución.

Además de ocuparse en profundidad de la figura de Nebrija, el proyecto incluye también exposiciones sobre el español en el mundo: la diversidad de los acentos, el origen y la historia del idioma en cada región donde se habla, las obras principales y documentos digitalizados que evidencian la evolución de nuestra lengua.

En su discurso, Bolaños puso hincapié en uno de los aspectos más destacables de la figura del gramático, su pasión por la educación y su absoluta modernidad. «Nebrija entronca con una constante búsqueda del conocimiento y la educación que le llevó a ser acusado por la Inquisición de la que se salvó gracias a su amigo el cardenal Cisneros. Cuando terminó aquella persecución, Nebrija escribió Apología un libro que hoy se puede leer y es de una actualidad rabiosa. Apología es el primer alegato en favor de la libertad de expresión y en contra de la censura. Fue un valiente que marcó el camino. En la sociedad actual vivimos 47.000 personas con 47.000 formas de pensar diferentes. Resulta imprescindible que todos encontremos espacios de entendimiento, resulta imprescindible que miremos a la figura de Nebrija».

Por su parte, Miguel Escassi, director de Relaciones Institucionales para Google España y Portugal, destacó cómo «a través de la digitalización hemos podido inmortalizar el legado de Antonio de Nebrija, considerado el padre del español por su aportación al desarrollo y evolución del idioma. La tecnología permite cada día a Google Arts & Culture cumplir con su propósito de hacer más accesible la cultura, el arte y la historia a la sociedad de todo el mundo».

El rector de la Universidad Nebrija y presidente de la Comisión del V Centenario, José Muñiz, aseguró que «proyectos como Nebrija. El padre del español son fundamentales para acercar el conocimiento a todos los rincones del mundo. Esta recopilación reúne en un solo espacio infinidad de obras incunables digitalizadas, documentos históricos, material gráfico y audiovisual que hasta ahora estaba diseminado en múltiples foros. Es un ejemplo perfecto de cómo la tecnología puede contribuir decisivamente a la difusión del saber. Es también una feliz simbiosis entre tradición y modernidad, legado e innovación, que esperamos que ayude a muchas personas a descubrir hasta qué punto Nebrija era un personaje fascinante y cómo influyó en la lengua que hoy compartimos más de 500 millones de personas».

Desde el primer alfabeto hasta el español en África

Entre las más de 40 exposiciones, Nebrija. El padre del español descubre a sus visitantes digitales la historia del alfabeto español, cómo era el idioma de los judíos sefardíes expulsados de la Península Ibérica en el siglo XV, la historia del español en África, las dificultades para distinguir a un hablante que vive en Buenos Aires de otro que viva en Montevideo o el debate que existe entre las denominaciones de ‘español’ y ‘castellano’.

Por supuesto, entre la oferta de Nebrija. El padre del español, no falta la historia de la ‘ñ’, una seña de identidad, la decimoquinta letra del alfabeto que nos permite enseñar, acompañar, diseñar, añorar o soñar, entre otros 15 mil vocablos. No sólo existe en nuestro idioma, no siempre fue así y lo más curioso, poco saben que estuvo a punto de desaparecer a finales del siglo XX cuando la Unión Europea quiso unificar los teclados. Ni el español sería lo mismo sin la figura de Nebrija, ni España sería la misma sin esta letra.

En el marco de la celebración del V Centenario de la muerte de Antonio de Nebrija, Google Arts & Culture pone en valor el legado de Antonio de Nebrija y acerca su figura a la sociedad gracias a su tecnología, poniendo como foco principal el uso de la Lengua Española alrededor del mundo. Google Arts & Culture nace en 2011 y es la iniciativa de Google que pone al alcance de todos y todas más de 2.000 museos en todo el mundo con el fin de ofrecer la posibilidad de explorar de cerca el arte, la historia y las maravillas del mundo. Con el proyecto Nebrija. El padre del español, Google acerca la figura de Nebrija a todo el mundo aportando mayor contexto sobre sus obras y vida, así como explorando su influencia social y cultural en el siglo XXI.












The post ‘Nebrija. El padre del español’, una ambiciosa apuesta digital appeared first on Actualidad Nebrija.

 

Leer más »

‘Nebrija, el orgullo de ser gramático’, la gran exposición en la BNE que culmina el V Centenario de Antonio de Nebrija

Como colofón al año en el que se conmemora el V Centenario de la muerte de Antonio de Nebrija, la Biblioteca Nacional de España, la Fundación Antonio de Nebrija con el patrocinio de la Universidad Nebrija y Acción Cultural Española han organizado la exposición Nebrija (1444-1522), el orgullo de ser gramático. Es una muestra que descubre el perfil intelectual del primer humanista español, sin dejar de lado al hombre, al carismático investigador y profesor que se deja ver tras su ingente obra. La exposición, comisariada por la catedrática de Filología Latina de la Universidad de Alcalá Teresa Jiménez Calvente, permanecerá abierta desde el 25 de noviembre de 2022 hasta el 26 de febrero de 2023.

Nebrija (c. 1444-1522), el orgullo de ser gramático. «Grammaticus nomen est professionis» permite al público contemplar más de un centenar de obras procedentes de las colecciones de la Biblioteca Nacional, que se muestran junto a otras prestadas por una decena de instituciones españolas especialmente para esta conmemoración. El catálogo estará disponible en formato digital una vez que se inaugure la exposición y podrá descargarse gratuitamente desde la página web de Acción Cultural Española.

Entre las muchas y muy valiosas piezas que se exhiben en esta exposición de Nebrija destacan especialmente algunas como el bello Breviario de Isabel la Católica, ricamente decorado; el magnífico desplegable sobre Jerusalén incluido en el incunable Viaje a Tierra Santa de Bernhard von Breydenbach; los manuscritos caligrafiados por el propio Nebrija en sus tiempos de estudiante; la primera edición de las famosas Introductiones Latinae y su copia manuscrita para el maestre de Alcántara con bellas miniaturas; o la mismísima Gramática sobre la lengua castellana de 1492.

Obras pictóricas de gran valor contribuyen también a que el espectador pueda trasladarse a los siglos XV y XVI. Instituciones como la Fundación Lázaro Galdiano, la Real Academia Española, la Universidad Complutense de Madrid, la Universidad de Salamanca, la Biblioteca Capitular de Toledo, el Archivo Histórico Nacional, la AECID, el Museo de Ciencias Naturales, el Museo de América y el Museo de El Prado han contribuido con sus préstamos a la mayor exposición sobre Nebrija que se haya celebrado hasta el momento.

Estas obras de la exposición de Nebrija invitan a recorrer la España de la época y los centros del saber en los que vivió y trabajó el gramático. Desde Lebrija, su lugar de nacimiento; pasando por Salamanca, donde cursó su Bachillerato en Artes y en cuya universidad desarrolló, con el tiempo, la mayor parte de su carrera docente; Bolonia, ciudad que propició su encuentro con Italia y su Humanismo; Coca (Segovia) o Villanueva de la Serena y Brozas en Extremadura, enclaves en los que realizó su labor bajo el amparo de generosos mecenas; para terminar en Alcalá de Henares, su último destino, en el que contó siempre con el apoyo del cardenal Cisneros y su Universidad.

Nebrija (c. 1444-1522), el orgullo de ser gramático se divide en cuatro áreas que giran en torno a la figura del gramático y permiten, no solo conocer a fondo la obra del creador de la primera gramática española, sino también descubrir a un investigador cuya sombra se proyectó sobre Europa, América y Asia y cuya biografía se entrecruza con la de grandes personajes del momento, que lo son también de la historia de España y Occidente.

Un hombre que quiso transformar el mundo

La exposición de la Biblioteca Nacional presenta a un erudito moderno que, confiado en su saber y en el alcance de su cultura, desafió a sus compañeros universitarios y sacó a la luz sus carencias. “La teología, el derecho, la botánica, la medicina o la cosmografía fueron objeto de sus pesquisas. Compuso versos latinos, actuó como editor de textos para la imprenta e incluso disfrutó del cargo de cronista regio. Consciente de su valía, habló de tú a tú a los grandes personajes que lo rodearon, desde los Reyes Católicos al gran Cisneros. Por supuesto, también tuvo enemigos poderosos, como el inquisidor Deza”, subraya Jiménez Calvente.

Nebrija imaginó su paso por la vida como un caminante que, al llegar a una encrucijada, ha de elegir entre dos posibles sendas. “Él se decantó por la senda no muy transitada del estudio y la erudición, no la de las riquezas o los honores. Su pretensión fue lograr la fama que otorgan las letras y trabajar en favor de quienes le rodeaban. Su meta no era menor, pues aspiraba a devolver el conocimiento de las letras latinas a España: el mismo ideal que los humanistas italianos habían abrazado tiempo atrás respecto de su propia patria. En los textos clásicos (latinos y griegos) se escondían enseñanzas útiles para el tiempo presente y solo había que desenterrarlas. Para alcanzar ese objetivo, ideó un método gramatical novedoso, que recogía el espíritu de las nuevas gramáticas escritas en Italia. Creó otras herramientas indispensables: un par de diccionarios bilingües, breves y concisos, para que los jóvenes estudiantes tuvieran a mano el léxico necesario para la vida común y la lectura de los textos antiguos”, explica Jiménez Calvente.

Viajó como también lo hicieron sus libros. Llegó a la conclusión de que, desde las aulas y a través de sus obras confiadas a la imprenta, podría transformar el mundo que le había tocado vivir. “Fue un humanista comprometido con una profesión aparentemente modesta y en realidad importantísima: la del gramático que conoce las reglas por las que se rigen la lengua y las palabras, sin las cuales es imposible construir las nuevas realidades”, matiza la comisaria.

“La figura de Antonio de Nebrija”, recuerda Ana Santos Aramburo, directora de la BNE, “representa la esencia del humanismo, la trascendencia de la palabra y el valor de la educación para avanzar hacia sociedades mejores. Su vida estuvo marcada por el convencimiento de que el saber clásico debía ser conocido y comprendido y para ello renovó las bases del conocimiento y del aprendizaje del momento. Fue un visionario y un adelantado a su tiempo que creía, desde la formación de un gramático humanista, en el valor del lenguaje, y en la necesidad de usarlo adecuadamente. Creo que recordar hoy su vida y su legado no puede ser más oportuno”.

Isabel Izquierdo, la directora de programación de AC/E, comentó que “En tiempos de incertidumbre como los actuales y en el contexto de una sociedad digital en proceso de recuperación, conviene fijar la mirada en trayectorias tan sólidas y brillantes como la de Antonio de Nebrija, que tanto aportó a la cultura universal desde su monumental obra. Siempre con la mirada puesta en el futuro, Nebrija contribuyó a cambiar la forma de aprender, aportando extraordinariamente a la educación en España. Como sociedad estatal que apoya relevantes conmemoraciones de nuestra historia cultural, desde Acción Cultural Española (AC/E) nos sumamos a este merecidísimo homenaje a Antonio de Nebrija, cuyo legado pervive hasta nuestros días.”

El rector de la Universidad Nebrija y presidente de la Comisión Interadministrativa del V Centenario de Antonio de Nebrija, José Muñiz, invitó a todos los universitarios y curiosos a sumergirse en esta exposición de Nebrija, “un recorrido por la vida y la obra de una de las personalidades más fascinantes de nuestra historia, un universitario auténtico que no solo sentó las bases que harían de nuestra lengua un vehículo próspero y universal de conocimiento, sino que se ocupó de múltiples saberes con un espíritu crítico y una pasión por la ciencia que tienen mucho que enseñarnos hoy”.

Experiencia virtual

La exposición culmina con Nebrija: Estela de las letras una experiencia virtual que permitirá a los visitantes vivir en primera persona y de manera inmersiva dos momentos históricos. Por una parte, se recrea el encuentro de la Reina Isabel I con el propio Nebrija, que explica a la soberana la razón de ser de su innovadora Gramática sobre la lengua castellana. También podremos asomarnos al crucial encuentro de los Reyes Católicos con Colón, que marcaría de forma determinante el futuro de su reino. Con esta apuesta por el universo virtual y las nuevas tecnologías, la Universidad Nebrija pretende acercar la figura del humanista a una audiencia más joven, además de presentar los primeros pasos de su proyecto para el Metaverso.

Pasar a la posteridad como gramático

A través de su legado, sabemos que quiso pasar a la posteridad con el sobrenombre de gramático. Así se lo hace saber a la Reina Isabel la Católica en la carta en que le dedica la tercera edición de sus Introductiones Latinae (Salamanca, 1495): “Vt Aelius sit praenomen; Antonius nomen, Nebrissesis cognomen, grammaticus uero agnomen ex professione sumptum”. Precisamente, fueron estas Introductiones, novedoso manual para la enseñanza del latín, las que le hicieron famoso dentro y fuera de España.

Su muerte no menguó su fama ni evitó el enriquecimiento de su legado. De ello se encargaron, en parte, sus hijos Sancho y Sebastián, que abrieron una imprenta en Granada, trasladada un tiempo a Antequera (1534-1597). A ellos se sumaron otros impresores fuera de España, pues las gramáticas y léxicos de Nebrija se imprimieron en Francia, Italia, Alemania y Países Bajos. Aquel manual de latín que había escrito pensando en sus alumnos en Salamanca se convirtió en el único autorizado para enseñar esa disciplina desde que así lo decidió el rey Felipe III (1598). En la larga travesía que llega hasta el siglo XIX, el manual de gramática latina de Nebrija fue respetado, glosado, reformado e incluso acortado, según el lugar y las circunstancias.

Esa pervivencia se siente, por ejemplo, en las primeras gramáticas de las lenguas de América compuestas por los predicadores españoles. Estos, que habían aprendido latín gracias al Antonio, aplicaron el modelo, con sus consideraciones teóricas y sus traducciones bilingües, en su descripción de esas lenguas que, como dijo uno de ellos, eran tan “extrañas, nuevas, incógnitas y peregrinas”.

Orgulloso, inteligente, audaz, a Nebrija nunca le faltaron las ganas de aprender ni la fuerza para el estudio. Tampoco le faltaron detractores, pues jamás se mordió la lengua. Cuando le presentó a la Reina Isabel un adelanto de la que luego sería su Gramática de la lengua castellana (Salamanca, 1492), la soberana se sorprendió y no entendió la utilidad de un tratado que enseña las reglas de una lengua que se aprende de manera natural. Pero el docto profesor supo defender la novedad y oportunidad de su ocurrencia, pues las lenguas, incluso las naturales, necesitan gramáticas descriptivas y normativas para que no anden desbocadas. A esta ventaja se añade que la comprensión de los principios gramaticales del castellano puede ayudar a entender los de otras lenguas, el latín (al que dirigía sus esfuerzos) entre ellas. Las paradojas del destino han hecho que esa gramática del castellano sea hoy su obra más conocida. Nebrija, no obstante, merece ser recordado por otras muchas razones.

Nebrija se revela como un humanista en toda regla. Hablar de Nebrija es hablar de un Humanismo español pleno gracias a él, también es hablar de la Historia y de las figuras que le dan sentido.

El catálogo

El catálogo editado junto a la exposición de Nebrija ofrece un acercamiento a la figura de Nebrija y un recorrido por su extensa y dilatada obra. El volumen se articula en tres grandes secciones: 1. Marco cultural y político, 2. Vida y obra y, por último 3. El legado.

La publicación comienza con la brillante introducción de la directora de la edición, Teresa Jiménez Calvente, y se desarrolla a través de doce artículos de los siguientes autores: Antonio Alvar Ezquerra, Guillermo Alvar Nuño, Carmen Codoñer Merino, María Lourdes García-Macho, Ángel Gómez Moreno, Fernando Gómez Redondo, Miguel Ángel Ladero Quesada, Carmen Lozano Guillén, Julián Martín Abad, Pedro Martín Baños, Dionisio Á. Martín Nieto, Francisco Javier Pérez. Se complementa con una cuidada cronología nebrisense, con la lista de obra y documentos expuestos en la exposición de Nebrija y con más de 80 ilustraciones, seleccionadas por Teresa Jiménez Calvente y Pedro Martín Baños (coordinador científico de la edición), con obras que forman parte de la exposición y piezas complementarias de instituciones nacionales e internacionales de Reino Unido, Alemania e Italia.
















The post ‘Nebrija, el orgullo de ser gramático’, la gran exposición en la BNE que culmina el V Centenario de Antonio de Nebrija appeared first on Actualidad Nebrija.

 

Leer más »

La presentación de ‘Nebrija vive 500 años después’ se convierte en una declaración de amor colectiva

«No quisiera que esto fuera una necrológica, yo quisiera que esto fuera una declaración de amor». Eulalia Bombarelli, Lali, viuda de José J. Gómez Asencio, evocó a Pablo Milanés y emocionó con sus palabras a un paraninfo abarrotado. «He venido llorada de casa y he ensayado contención ante el espejo, pero no les puedo asegurar que en algún momento me venga una cuchillada de emoción», continuó. En el salón de actos de la Universidad Nebrija no cabía un alma más. El pasado martes, allí se congregaron familiares, compañeros de profesión, amigos y alumnos ávidos por asistir a la presentación del libro Nebrija vive 500 años después y, cómo no, al homenaje a su autor, el catedrático de Lengua Española de la Universidad de Salamanca y miembro del Patronato de la Universidad Nebrija tristemente fallecido este año, José J. Gómez Asencio.

María Gil, directora de comunicación de la Universidad Nebrija, convertida en maestra de ceremonias, manejó la batuta de un acto que, ante todo, rezumó emoción, ternura y erudición.

Recordó Gil que el libro Nebrija vive 500 años después es el resultado de una lección magistral que pronunció Asencio en la Universidad Nebrija hace 18 años. «Era imposible no volver la vista a esta lección que todavía recuerdan los que asistieron y que es toda una leyenda para los que no tuvimos la fortuna de presenciarla. Había que reeditarlo y qué mejor ocasión que en el año que se conmemora el V Centenario de la muerte de Nebrija. Hoy lo presentamos sin la presencia de su autor, pero con el espíritu presente de estos dos hombres ilustres».

José Muñiz, rector de la Universidad Nebrija, dio la bienvenida a las personalidades asistentes, a los familiares y a los alumnos y aprovechó para recordar la importancia de los libros. «El libro en papel sigue siendo la esencia, es como un hijo para una familia y para nosotros éste aún más. Enmarcado en el V Centenario de la muerte de Nebrija, un año en el que se ha creado una comisión de trabajo (aprobada por el parlamento por unanimidad) cuyas líneas fundamentales han sido trabajar la parte académica y divulgar la imagen de Nebrija, éste es un acto genuino y auténtico», recalcó. El ciclo de conmemoraciones arrancó con una gala en el Teatro Real, con la presencia de los Reyes de España, y culmina con una exposición en la Biblioteca Nacional. «Les invito a verla. Allí se toparán con incunables maravillosos y una experiencia virtual sobre la figura de Nebrija», añadió el rector al tiempo que recordaba al auditorio que Gómez Asencio supo sintetizar perfectamente la esencia del gramático. «Nebrija está vivo, porque aún permanecen vivos su rigor, su búsqueda de la verdad, su espíritu crítico y su capacidad de análisis. Tocar este libro es una maravilla. Nunca lo digital superará al papel. ¡Cómo vas a ir a la cama con un algoritmo!», subrayó.

María Gil dio paso al rector de la Universidad de Salamanca, Ricardo Rivero que confesó que desde «la Universidad de Salamanca evocar la figura de Gómez Asencio es siempre motivo de alegría. Le echamos de menos». El rector estableció cierto paralelismo entre la figura de Nebrija y la de Gómez Asencio «Pepe fue, como el gramático, un gran pedagogo, un investigador no exento de luchas. ¿Acaso hay un éxito universitario sin dificultades? Vive Nebrija y vive siempre en nuestra memoria el profesor Gómez Asencio».

Desde su butaca en la primera fila del auditorio, Eulalia Bombarelli, esposa y compañera del profesor, reconoció que había buscado en el diccionario el significado de la palabra homenaje. «En ninguna de sus acepciones veo nada de cariño. Aquí y ahora es el afecto a Pepe Gómez Asencio lo que nos ha convocado». Emocionada, leyó unas palabras en las que agradeció a los rectores de las universidades el apoyo recibido, «ese que le alargó la existencia». No se olvidó tampoco de «aquella persona anónima que le dio tanta buena vida» y finalizó con una soberbia y conmovedora declaración de amor.

Coloquio

La segunda parte del evento fue un coloquio moderado por la maestra de ceremonias en el que participaron Salvador Gutiérrez, miembro de la Real Academia Española y patrono de la Universidad Nebrija; Juan Antonio González Iglesias, catedrático de Latín de la Universidad de Salamanca, y Mª Nieves Sánchez González de Herrero, catedrática de Lengua Española y directora del Centro Internacional del Español de la Universidad de Salamanca.

María Gil inauguró el diálogo solicitando a los tres ilustrados una valoración sobre el autor y sobre el libro Nebrija vive 500 años después.

Emocionado, Salvador Gutiérrez recalcó que el libro es una proyección fantástica de aquella conferencia, todos los asistentes quedaron extasiados. «Pepe tenía una capacidad para enganchar con su mirada, con los énfasis, con los silencios y las pausas, fue de los mejores conferenciantes que yo he conocido».

Mª Nieves Sánchez se sumó conmovida también a este homenaje y comentó que había vuelto a releer el libro en un año en el que ha asistido a cientos de coloquios, seminarios y cursos en torno a la figura de Nebrija. «Ha sido toda una delicia. Es de una claridad asombrosa. Nebrija está perfectamente retratado en el libro. Gómez Asencio realiza un trabajo de alta calidad mediante un proceso tan sencillo como es la pregunta respuesta. Desde sus primeros vocablos el profesor va guiando al alumno».

Por su parte, Juan Antonio González quiso destacar la capacidad de trabajo y el entusiasmo que tuvo Gómez Asencio hasta el final. «Fui testigo de cómo los alumnos adoraban a Pepe. Cómo lo recibían, esa sonrisa era una reacción espontánea». Defendió que el libro está escrito con entusiasmo, poniendo la inteligencia y el corazón en él. «Es un libro discursivo, ágil, comunicativo destinado a los jóvenes de hace 20 años que hoy también funciona».

Todos coincidieron en que las características de Nebrija que transpiran desde Nebrija vive 500 años después son la lucha, la capacidad crítica, el afán por saber y por defender lo que uno cree aunque sea rompiendo con las circunstancias.

«Nebrija fue un europeo muy moderno y muy español a la vez. Era un romano de la Bética y este otro también [refiriéndose a Gómez Asencio]», matizó González.

El coloquio finalizó con una invitación a los jóvenes para acercarse a la figura de Nebrija. Salvador Gutiérrez les incitó a leer el libro porque «nos informa de una manera clara y sencilla de cómo es la cátedra más hermosa que ha construido el hombre, la lengua». Mª Nieves Sánchez lanzó un reto y les convidó a investigar qué tipo de gramática escribiría Nebrija hoy. Juan Antonio González les recomendó que cada cual busque una obra de su campo y, como remate, exhortó a los jóvenes a «hojear y fatigar los diccionarios para que encuentren en las palabras un sentido a la vida. Busquen cualquier palabra para ver cómo las definió Nebrija».

Colofón musical

El homenaje a Gómez Asencio y la presentación de su libro Nebrija vive 500 años después finalizó con un concierto de cámara ejecutado por el grupo Complutum 1500 que interpretó en directo piezas del Cancionero Musical de Palacio de los siglos XV y XVI de Juan de la Encina, poeta, músico y autor teatral, graduado en Leyes por la Universidad de Salamanca donde tuvo como maestro a Nebrija.

«No hay mejor autor para terminar este acto», apuntó el vocal del quinteto. Entre todas las piezas del cancionero destacó la interpretación de Triste España sin ventura, un lamento compuesto por la muerte del príncipe don Juan, hijo de los Reyes Católicos, en quien tantas esperanzas habían depositado tanto sus padres como los españoles. Se trata de una pieza quejumbrosa que estremece desde sus primeros acordes. «Si a la letra de esta canción le quitáramos el nombre del príncipe, estaría absolutamente de actualidad en la España de hoy», concluyó el músico.












The post La presentación de ‘Nebrija vive 50 años después’ se convierte en una declaración de amor colectiva appeared first on Actualidad Nebrija.

 

Leer más »

La Revista de Occidente presenta su monográfico sobre Antonio de Nebrija

La Revista de Occidente dedica su número 497 a la figura de Antonio de Nebrija y a su V Centenario. Para presentar un acontecimiento como éste, la Fundación Ortega y Gasset-Gregorio Marañón organizó el pasado miércoles un coloquio junto con la Universidad Nebrija en el que el director de la revista, Fernando Rodríguez Lafuente, y el presidente del Patronato de la Universidad Nebrija, Darío Villanueva, reivindicaron el legado del humanista.

Moderado por María Gil, directora de Comunicación de la Universidad Nebrija y en un recién estrenado salón de actos de la fundación, la conferencia comenzó con las palabras de agradecimiento de José Muñiz. El rector de la universidad subrayó en su discurso lo que supone para la figura de Nebrija que una revista centenaria, que ha sobrevivido a dos dictaduras y a una Guerra Civil, le dedique un monográfico. “Antonio de Nebrija bien merece todas las conmemoraciones, ahora bien, es todo un honor que una revista que aún mantiene vivos los principios que la vieron nacer en 1923, una revista que sigue ahí, incólume, siendo un faro de la cultura y las ciencias españolas le dedique un número”.

Recordó Muñiz que existe un hilo conductor entre Nebrija, Ortega y Gasset y Marañón, “un hilo invisible, como pasa a veces en física y en lo humano, pero claro y evidente, el humanismo”.

De ahí el título del monográfico, Nebrija y el humanismo, una publicación que presenta ocho artículos de especialistas cuyas diferentes visiones dibujan a un Nebrija nuevo y completo. Quinientos años después de su muerte Nebrija vive porque sus valores son inalterables.

“Aquí estamos por las palabras, la clave de todo son las palabras”, manifestóAc Villanueva. “Conmemorar una figura es muy comprometido porque hay que contextualizarla y reivindicar sus hechos. Estoy muy satisfecho porque vamos logrando los objetivos y para ello este monográfico ha supuesto un hito importante”, continuó.

Revolución tecnológica

El ex director de la Real Academia Española (RAE) equiparó la revolución tecnológica que en su día supuso la imprenta, esa que definió perfectamente Marsahll McLuhan en su Galaxia Gutenberg, con la que vivimos en pleno siglo XXI gracias a la aparición de las nuevas tecnologías. “Nosotros estamos inmersos en otra revolución brutal, la que viene del desarrollo informático de la galaxia de internet, esa que ya está en plena era de la inteligencia artificial”.

Para Villanueva “Nebrija fue un militante decidido contra la ignorancia”. Según sus palabras, antes “esa ignorancia, cuando menos, se ocultaba, hoy se ha convertido en histriónica, palmaria y pública”.

Fernando Rodríguez Lafuente recordó que las aportaciones de Nebrija no se limitaron a la gramática. “Fue una protoacademia española. Él solito hizo lo mismo que la RAE en 1713 cuando se creó. Logró una unidad ortográfica, fue un lexicógrafo que firmó el primer diccionario castellano-latino y latino-castellano en el que incluyó la primera palabra amerindia, canoa. Escribió la gramática latina que en su día se convirtió en un bestseller y en un manual de estudio y, por supuesto, fue el responsable de la primera gramática de una lengua vulgar”.

Para Villanueva la gran reivindicación de este centenario es conseguir separar la imagen de Nebrija de la idea que se instaló en el imaginario popular de que era el ideólogo del imperialismo español. “Hay que desmontar esa idea que se le ha atribuido por la frase que escribió en el prólogo de la Gramática, frase que estaba dirigida a la reina y que decía: la lengua siempre fue compañera del imperio. Nebrija eso lo escribe en agosto de 1492 y Colón, por serendipia, se tropieza con América el 12 de octubre. Estoy seguro de que Nebrija era un tipo listísimo, pero no era profeta”. Ni veía clara la expedición de Colón, como apuntó María Gil.

Facilitar el aprendizaje del castellano

Rodríguez Lafuente recordó que uno de los empeños de Nebrija fue “facilitar el aprendizaje del castellano para quienes lo tienen como lengua materna. Esa fue su mayor y más brillante actuación”. Como buen periodista, tiró de cifras, esas que nunca engañan, y recordó a la audiencia que “hay en el mundo 496 millones de personas que tienen el castellano como lengua materna, lo que significa un 6,3% de la población mundial”. Respecto a sus usuarios potenciales las cifras suben hasta 595 millones, lo que supondría 7,5% de la población. “El español es la segunda lengua materna después del chino y la cuarta en el cómputo general. En España estas cifras causan miedo escénico. La sociedad española no es consciente del petróleo que tiene con su idioma. Ligar la figura de Nebrija a los más de 400 millones de hablantes es la grandeza del centenario”.

Ninguno de los dos ponentes se atrevió a valorar los efectos que ha tenido el centenario. “La valoración habrá que hacerla cuando todo termine. De momento debemos sentirnos muy orgullosos porque el aniversario se fraguó en sede parlamentaria por absoluta unanimidad”, puntualiza Villanueva.

Para Rodríguez Lafuente “queda lo escrito, quedan los libros, queda la revista, queda el enorme esfuerzo que ha realizado la Universidad Nebrija para que su figura llegue a ese pleonasmo que llamamos sociedad civil”, concluyó.






The post La Revista de Occidente presenta su monográfico sobre Antonio de Nebrija appeared first on Actualidad Nebrija.

 

Leer más »

Àngels Barceló emite ‘Hoy por hoy’ desde la Universidad Nebrija

Los alumnos del Máster en Formación Permanente en Radio, Podcast y Audio Digital de la Universidad Nebrija han estrenado el curso con la retransmisión en directo de Hoy por hoy. El matinal de la Cadena Ser que dirige y presenta Àngels Barceló se ha emitido desde la biblioteca de la Universidad Nebrija.

“Nunca la lanza embotó la pluma ni la pluma la espada”. Bajo el lema de Cervantes que custodia ese rincón del saber que es la biblioteca de Nebrija y ante un paraninfo abarrotado, la periodista catalana arrancó su retransmisión dando los primeros consejos a las que están llamadas a ser las voces del futuro: “No os cortéis, opinad, aplaudid y abuchear cuando lo consideréis necesario».

Los primeros instantes de Hoy por hoy han transcurrido circundados por la actualidad, entrelazando la guerra de Ucrania, la posible dimisión de Liz Truss, primera ministra del Reino Unido, las hipotecas, incluso, el suceso que ha conmovido a la opinión pública nada más arrancar la semana, ese que ha desenmascarado a un profesor de un colegio de Boadilla que llevaba años grabando a las niñas en el vestuario.

Lo cierto es que el verdadero protagonista de la mañana ha sido Antonio de Nebrija, el máximo representante del humanismo renacentista, autor de la primera gramática castellana, publicada en 1492, y del que se conmemora este año el quinto centenario de su fallecimiento.

Para tratar la figura de Nebrija, Àngels Barceló ha estado acompañada por José Muñiz, rector de la Universidad Nebrija; Lola Pons, historiadora y comisaria de las actividades del Año Nebrija en Andalucía, y Teresa Jiménez Calvente, catedrática de Filología Latina de la Universidad de Alcalá y comisaria de la exposición Antonio de Nebrija (1444-1522) El orgullo de ser gramático, que se inaugurará el próximo 25 de noviembre en la Biblioteca Nacional.

De Lebrija a Nebrija

Intrigada por su procedencia, Barceló le ha preguntado a José Muñiz de dónde viene el nombre de la universidad. «En la década de los años 80 unos filólogos inauguraron el Centro de Estudios Hispánicos y tomaron el nombre de Elio Antonio de Nebrija, autor de la primera gramática castellana. Con el tiempo, el espíritu de investigación del centro mutó hacia el mundo de la universidad y resultaba evidente que tenía que ser Nebrija el patrono, ya que encajaba a la perfección y representa ese espíritu riguroso, independiente, curioso y emprendedor que caracteriza a la universidad. La nuestra, en particular, posee una gran vocación internacional. En el campus se hablan más de 35 idiomas y tenemos alumnos de 50 países. En sus pasillos a veces se oyen cosas tan raras como en la ONU, parece un laboratorio”, ha detallado el rector.

“Nebrija sabía mucho y era de esas personas que no podía dejar de hablar. Estaba empeñado en que las mujeres aprendieran latín, el idioma del saber, el que se utilizaba en las universidades, sobre todo para que los hombres no tuvieran que leerles los libros”, ha destacado Calvente.

Fue un adelantado que sabía de la importancia del idioma. “En su época todo se transmitía en latín. Evidentemente, la universidad era una institución para hombres y dirigida por hombres. Además, es una institución de origen eclesiástico. Aprender latín era necesario”, añade la catedrática de Filología.

En su época la gramática fue un fracaso

Resulta paradójico que un latinista convencido acabara escribiendo una gramática sobre la lengua que se utilizaba a diario. “Nebrija fue un humanista que consideraba la lengua como centro del conocimiento, porque en ella está la verdad. Él supo ver que el castellano iba cobrando importancia”, explica Pons. Para él la gramática era una ciencia no un arte, “una ciencia como todas, con un proceso de inducción y deducción”, añade la lingüista.

Lamentablemente, en vida no fue consciente del éxito de su gramática. “En su época fue todo un fracaso. Su manual de Gramática Castellana se imprimió solo una vez y se quedó olvidado hasta el siglo XVIII”.

Lo cierto es que cuando celebramos la figura de Nebrija no estamos reverenciando a alguien que fue importante en el pasado sino a alguien que sigue siendo imprescindible cinco siglos después. “El nombre de Antonio de Nebrija debe expandirse por España y estar más presente en las calles ya que actualmente sigue siendo una fuente de inspiración”, ha recalcado Pons.

La fiesta de la radio en la universidad ha estado amenizada por los acordes del piano y la voz de Iñigo Bregel, vocalista de Los estanques, y Anni B Sweet, cantautora malagueña. Juntos han interpretado dos temas de su primer disco en común bautizado Burbuja cómoda y elefante inesperado. Se trata de una fusión perfecta entre la psicodelia del grupo cántabro y los acordes indies de la malagueña que ha germinado en temas como He bebido tanto que estoy muerto de sed o Tu pelo de flores.








The post Àngels Barceló emite ‘Hoy por hoy’ desde la Universidad Nebrija appeared first on Actualidad Nebrija.

 

Leer más »
Generated by Feedzy