NEBRIJA 500

Actualidad

Antonio de Nebrija, el caballero de las letras latinas

En el año 2022 toda la hispanidad celebrará el Quinto Centenario del fallecimiento de Antonio de Nebrija. El llamado “Año Nebrija 2022” se concretará en un proyecto plural impulsado por distintas instituciones.
Antonio de Nebrija, el caballero de las letras latinas

En su empresa de arrasar con la barbarie en España, Antonio de Nebrija se convirtió en “caballero de las letras latinas”. Tras aprender el latín en su cuna, Italia, el sabio de Lebrija “regresa a casa a batallar contra los bárbaros, los molinos de viento, que son los catedráticos de la Universidad de Salamanca, que sabían mucho pero no podían entender los libros de las fuentes clásicas porque no sabían latín”.

Con esta analogía con El Quijote resume Eva Díaz Pérez la lucha que desempeñó Antonio de Nebrija por el correcto uso de la lengua. Incluso a costa de molestar a todo el mundo por ser “una persona incómoda que no se callaba”. La periodista, escritora y directora del Centro Andaluz de las Letras presentó en la Universidad Nebrija El sueño del gramático, su última novela, en la que recrea la vida de Antonio de Nebrija a partir de la figura de su hija Francisca, cuya existencia cuestionan algunos historiadores.

Editada por la Fundación José Manuel Lara, la novela se presentó en el campus de Madrid-Princesa de la Universidad Nebrija, coincidiendo con los actos del V Centenario del Fallecimiento del polímata sevillano. Con el subtítulo La aventura humanista de Elio Antonio de Nebrija, la autora definió su obra como “una novela muy rigurosa con la historia, en la que es posible la ficción si es verosímil históricamente”.

Del Nebrija caballero de las letras al homenaje a las mujeres

El sueño del gramático narra la vida del personaje desde la relación con su hija. Es la historia de Nebrija “vista doblemente desde una mujer, la autora y la protagonista”, destacó Lola Pons, catedrática de Lengua Española de la Universidad de Sevilla, que condujo la presentación del libro.

Francisca de Nebrija pudo haber asistido a su padre en la cátedra de la Universidad de Alcalá de Henares. Aunque la tradición así lo apunta, no hay constancia documental de ello, como sucede con otras mujeres de la época como Beatriz Galindo. Pero, aunque las mujeres no tuvieron acceso a la universidad hasta tres siglos después, su presencia en la institución en el siglo XVI existía, aunque de forma excepcional y nunca oficial.

La mayoría de las mujeres que se atrevían a dar ese paso tenían una vida “muy singular, valiente y difícil”, recuerda Díaz Pérez. Por eso este libro quiere ser una suerte de homenaje. “En ciertas ocasiones la literatura sirve para hacer justicia poética e histórica”.

Epopeya intelectual

Pons destacó el trabajo de documentación del libro. La autora invirtió cinco años de investigaciones académicas y afrontó luego reto de trasladarlo al gran público. “Es la historia de un intelectual en una materia que puede llegar a ser tan árida como la gramática. Fue un reto literario”, admitió. Sin embargo, Díaz Pérez sostiene que halló en Nebrija “una aventura interesantísima y una epopeya intelectual”.

La autora asegura que, en su búsqueda de Nebrija como personaje, lo encontró en los prólogos de sus obras. “Le ocurre como a Cervantes, que en sus prólogos da muchas claves de su vida, incluso íntimas, que permiten intuir como era”.

La escritora confió en que el V Centenario abra camino para seguir descubriendo al personaje y llevarlo a los centros educativos. «Era una persona que apenas conocía y me he quedado fascinada. Uno de los grandes de la historia de nuestra cultura, que nos da orgullo. Con esa fuerza que le da a la lengua y esa gramática, da un empuje al español que lo convierte en la más adelantada de las lenguas vulgares. Me parece un héroe”, concluyó.

A la presentación de la novela también asistió Pablo Murillo, director de la Fundación José Manuel Lara. Igualmente estuvo José Muñiz, rector de la Universidad Nebrija, quien destacó la capacidad inmersiva de la obra de Díaz Pérez para trasladarse a la época y permitir imaginar los escenarios del mundo del gramático.